Saber hacer para hacer saber.

Tal como la paradoja del huevo y la gallina, muchas organizaciones al momento de planificar y ejecutar sus actividades de comunicación se encuentran con el dilema de cuál es el momento justo para iniciar un proceso de comunicación, sobre todo cuando de aspectos comerciales o institucionales se trata.

Lo primero que hay que entender es que la comunicación debe ser tan natural a las organizaciones como lo es para las personas. Incluso ese momento de introspección personal, cuando nos hablamos a nosotros mismos, tiene su equivalente en las organizaciones en la comunicación interna, porque se trata sencillamente del acto de alinearnos en cuanto a lo que realmente queremos ser y proyectar. Esta es quizá a veces mucho más importante que las otras formas de comunicación porque es a la vez la que define una personalidad.

Pero las organizaciones tienen una dinámica especial que muchas veces no es autónoma sino que está determinada por el compás de las reglas y movimientos del mercado. Eso en muchos casos lleva a que las mismas se apresuren a generar un flujo de información externa que podría no estar necesariamente respaldada por el dominio de la actividad o la oferta que esta dice tener para sus públicos.

De allí que es determinante que como paso previo a las decisiones de comunicación –sean publicitarias, de relaciones públicas o de prensa- la organización tiene que tener certeza del dominio de su operación, se su actividad natural, de su razón de ser como negocio. A eso, nos referimos con el “saber hacer”.

Satisfecha esta condición están establecidas las bases para que la comunicación externa entre en acción y “haga saber” aquello sobre lo cual hay dominio y experticia.

El impacto que puede tener sobre la reputación organizacional ofertar algo sobre lo que no hay destreza ni experiencia, es el equivalente a aceptar un trabajo para un área profesional desconocida. La suerte puede acompañarte algunas veces, pero el costo del error puede tener proporciones inimaginables.

Contextus Comunicación Corporativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *