El Mecenazgo en la Comunicación Corporativa.

Aunque para muchos la palabra mecenazgo remonta a prácticas comunes en siglos pasados, especialmente para quienes deseaban desarrollarse en las artes, lo cierto es que en esencia la figura del mecenas no ha desaparecido del todo del espectro de las acciones que hoy en día ejercen las organizaciones.

Lo que antes era privilegio de reyes y aristócratas, es hoy en día una actividad que practican algunas organizaciones enfocadas en el desarrollo de talentos de tan disímiles actividades como las artes, el deporte, la educación o las ciencias. Todo dependiendo de la visión estratégica  que se tenga sobre el impacto que a futuro pueda tener el desarrollo y proyección personal de ese talento.

Muchas veces, la actividad del Mecenazgo puede estar también dirigida a instituciones o espacios, como salas de museos, bibliotecas, universidades o parques tecnológicos, asumiendo la manutención de los mismos, con el beneficio de recibir en retribución todo el impacto positivo que en términos de imagen y relacionamiento se genere.

Pero más allá de verlo con una acción que generará provecho al mecenas, sin duda que el paso más importante para decidir una estrategia de esta índole es pensar en el alcance social que puede tener, independientemente de que se favorezca la actividad de un individuo o de una institución.

Los nuevos mecenazgos deben ser puertas que se abran a la dinámica de la vida moderna, que entienda la forma de relacionarse de la gente y especialmente, que privilegie aquellas acciones que tienen un efecto multiplicador en las personas y que puede llegar en determinado momento a ser factor de transformación social.

Contextus Comunicación Corporativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *